Restaurante Palacios de Alfaro no nos paga.
InicioNuestra luchaSolicita que reformen la leyDossier de Prensa Legislación BásicaContactar


¿Como se viola nuestro derecho a cobrar? ¿Porqué estamos desamparados por la justicia? ¿Para que luchamos? ¿Como luchamos?

 

¿Como se viola nuestro derecho a cobrar?
Quiero cobrar mi salario Actualmente muchos trabajadores están sufriendo en sus carnes el hecho de que su empresa no cumpla con la obligación de pagarles la nómina de manera puntual y acorde con lo que marca el Estatuto de los Trabajadores.

Esta situación que para los trabajadores tiene consecuencias muy graves, tanto económicas, como sociales, como de salud, para la empresa resulta ser una fórmula altamente rentable, y, a consecuencia de una legislación demasiado blanda y un sistema judicial demasiado lento, les da los márgenes de impunidad suficiente para poderla aplicar de manera habitual.

El dejar de pagar las nóminas tiene unas aplicaciones, que aunque siniestras, resultan beneficiosas para los empresarios sin escrúpulos. Puesto que, además de tener su aplicación como “Línea de Crédito Irregular”, muy ventajosa, 0% comisiones y 0% de intereses tiene además las siguientes:

Se puede usar también como medida de coacción, para tener a los empleados callados y formalitos, con el miedo suficiente para que renuncien a los derechos que les corresponden (ejemplo: el negarse a hacer horas extras, solicitar la reducción de jornada o ir al médico y coger la baja cuando uno se encuentra mal).

O como sistema de “mobbing” para conseguir que a trabajadores, que por su antigüedad, deberían cobrar una importante indemnización en caso de despido, no tengan más opción que renunciar a sus derechos e irse al no poder soportar la situación.

¿Porqué estamos desamparados por la justicia?
Quiero cobrar mi salario El Estatuto de los Trabajadores en su artículo: 29 punto 3 dice:
“El interés por mora en el pago del salario será del 10 por ciento de lo adeudado.”
El 10% de interés anual que reconoce, el Estatuto al trabajador, es irrisorio comparado a los intereses que tiene que hacer frente, un trabajador que no ha percibido su salario, en concepto de demora de la hipoteca o créditos que tenga (entre el 15 y el 20 % mensual), los descubiertos en sus cuentas o los recargos de los recibos devueltos.

A un trabajador con una nómina de 1000 euros le supondría cada mes unos gastos mínimos de 200 euros mensuales.

Contando que el juicio por la reclamación de cantidades tardase 9 meses en salir (como en nuestro caso) más otros 6 meses entre que hubiese sentencia y se pudiese embargar al empresario. Cuando por fin el trabajador percibiera su salario adeudado habría pagado 3000 euros en intereses y recargos.

Los intereses que percibiría de la empresa por la demora seria de 100 tristes euros.

Además, si después de 9 meses de espera, el empresario se presentase al juicio y en la puerta de la sala, antes de empezar la vista le entregase al trabajador un cheque conformado por la cuantía de la nómina pendiente, el juez entendería que la empresa ha saldado la deuda y el trabajador perdería el derecho a los intereses.
En el ejemplo anterior queda bastante reflejado el motivo por el que denunciamos lo blanda que es la legislación respecto a los empresarios y la lentitud de la justicia ante las demandas de “Reclamación de Cantidades”.

Esta lentitud provoca también que las empresas jueguen con el trabajador al perverso juego del gato y el ratón.

Un ejemplo de este juego sería el siguiente:

La empresa deja de pagar al trabajador la nómina de Abril, en Mayo el trabajador presenta una “reclamación de cantidades” por la nómina de Abril.

En quince días se celebra el acto de conciliación, la empresa no acude, se sigue la reclamación por vía judicial.

En Mayo, nuevamente la empresa no le paga al empleado. En Junio se presenta la reclamación de la nómina de Mayo, el mismo proceso que el mes anterior.

En Julio la empresa no le paga al trabajador el salario de Junio, el trabajador presenta otra reclamación por ello, pero, le abona la nómina de Abril.

Y así sucesivamente.

Resultado:

- El trabajador tienen continuamente dos nóminas pendientes de cobrar.

- Los juicios no llegan a salir nunca porque la empresa paga los meses denunciados y deja pendientes los meses más recientes.

- No se llega nunca a acumular los tres meses impagados que darían pie a una demanda de extinción de contrato”.

- La “Extinción de contrato” se podría solicitar por los atrasos reiterados en el pago de las nóminas. Pero para que un juez lo concediese, deberían pasar muchos meses, demasiados para que la economía de un trabajador lo pueda soportar.

La Extinción de Contrato:

Se le reconoce al trabajador el derecho de solicitar judicialmente la extinción de la relación laboral cuando la empresa deja de pagar tres nóminas al empleado.

O cuando de manera reiterativa la empresa pague tarde los salarios.

Bien, la teoría es buena, la empresa no me paga o no me paga cuando toca, pido la extinción porque no cumple con sus obligaciones. Esto me da derecho a acogerme a un despido improcedente (derecho a una indemnización de 45 días por año trabajado y derecho a la prestación por desempleo).

Pero, ah amigo, topamos nuevamente con la lentitud de la justicia.
Una vez presentada la demanda, pasan 15 días y sale el acto de conciliación, la empresa no se presenta o no se llega a un acuerdo.

La demanda entra en la vía judicial, hasta que salga el juicio pasarán meses (en mi caso 5 meses más otro mes hasta que salga la sentencia igual a medio año) durante todo este tiempo el trabajador debe seguir acudiendo a su puesto de trabajo, eso si, sin garantía de que la empresa le pague y con el riesgo de que se tomen represarías contra él.

Además una vez haya sentencia, ésta solo te reconoce el derecho a la indemnización y el derecho de irte al paro. Pero el cobro de las nóminas atrasadas deberá esperar a que salga el juicio de las “reclamación de cantidades”.

¿Para que luchamos?
Quiero cobrar mi salario Entendemos, a tenor de lo expuesto hasta ahora, que la ley y la lentitud del sistema judicial dejan desprotegidos a los trabajadores ante la violación de su derecho a percibir puntualmente su salario y por contra dejan en una total impunidad a los empresarios que de benefician de infringir la ley.

Por ello solicitamos al presidente del Gobierno español y a los organismos competentes, que se proceda a modificar la ley y se tomen las medidas necesarias para que:

- Las Reclamaciones de cantidades de los trabajadores hacia las empresas se vean en juicios rápidos.

- Los intereses a los que tienen derecho los trabajadores (actualmente el 10% de la nómina) en los casos de atraso en el pago de los salarios, se equiparen a los que cobran, en cantidad y aplicación, las entidades financieras por el impago de los préstamos ó los descubiertos de las cuentas.

-El Fondo de Garantía Salarial, adelante al trabajador las cantidades, que debería abonarle en caso de insolvencia de la empresa. Y que sea éste organismo, el que en caso de poder proceder al embargo de la empresa, recupere la cantidad adelantada y abone al trabajador el resto de lo adeudado.

Subir

 

¿Como luchamos?
Quiero cobrar mi salario QuieroCobrar.org, como iniciativa particular de trabajadores que se han encontrado en el vació legal, que supone estar en una empresa que no paga el salario a sus trabajadores, y han sufrido en sus carnes el desamparo de las administraciones en estas circunstancias, no cuenta con ningún tipo de financiación externa, no tenemos afiliados que paguen cuotas, no recibimos subvenciones, ni donativos y no comercializamos con ningún tipo de producto.

Nuestros medios para luchar son limitados, es por ello que centramos nuestros esfuerzos en el cyber activismo, usando las nuevas tecnologías con el fin de concienciar a la ciudadanía, las administraciones, los agentes sociales y los partidos políticos, de una situación que provoca graves perjuicios a quien la sufre y a su entorno familiar, pero, que a pesar de todo, pasa desapercibida, no figura en las estadísticas, y por tanto, a los ojos de la administración, no existe, no se revisan leyes ni se toman medidas para combatirla.

Denunciamos, presentamos quejas y exigimos soluciones a los organismos administrativos y jurídicos, para que intervengan y actúen en este tipo de casos.

Solicitamos a los partidos políticos que pongan en sus agendas y en sus programas la revisión de las leyes que permiten este limbo legal.

Intentamos crear una base de apoyo suficientemente firme, para que en un futuro cercano, podamos llevar a cabo, con garantías de éxito, movilizaciones y acciones destinadas a que se tomen medidas que nos lleven a la desaparición de este tipo de situaciones.

Nuestra causa es hoy una pequeña e insignificante llama en mitad de una tormenta, nuestra lucha consiste en mantenerla viva y hacerla crecer, hasta conseguir que se propague.

Subir

 

Limpieza de sofas